Comisiones Obreras de La Rioja

martes 5 de marzo de 2019

En la asamblea de delegados y delegadas conjunta con UGT

IGUALDAD,camino sin retorno

Este 8 de Marzo sumaremos nuestra fuerza sindical en una jornada de movilización reivindicativa y de confluencia civil y social, mediante una huelga con voluntad inclusiva, solidaria y feminista.

Asamblea por el #8marzo

Asamblea por el #8marzo

Todos los 8 de marzo da la sensación de que todo el mundo repite el mismo mensaje de todos los años, que es una fecha que hay que cumplir en el calendario y ya está. Pero no, el  sentimiento del 8 de marzo hay que reivindicarlo todos los días. Celebrar y defender los derechos conseguidos, exigiendo su cumplimiento, a la vez que vamos conquistando nuevos horizontes, apoyándonos en  nuestra política social dentro del Dialogo Social y con la Negociación colectiva en las empresas. Sin restarle importancia a la difusión de manera más pedagógica. Lentos pero seguros porque el camino de la igualdad, es un camino sin retorno. Por mucho que le duela a alguna formación política que le gustaría devolvernos al Medievo. Debemos mantenernos firmes contra la desigualdad, la discriminación, la precariedad y la violencia.
 
El 8 de Marzo cuenta con una larga y centenaria trayectoria de movilización y reivindicación. Desde la primera celebración en marzo de 1911 cuando las mujeres exigían el derecho al voto, a la  representación política, al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral, no fue hasta 1977 cuando la Asamblea General de la ONU instó a la celebración del 8 de Marzo como Día Internacional de la Mujer.  Desde entonces, todos los feminismos suman desde la pluralidad del propio movimiento, porque todos contribuyen a la causa común de la emancipación de las mujeres, de la lucha contra la desigualdad, la opresión y la explotación.
 
En CCOO conmemoramos el 8 de Marzo como una jornada reivindicativa desde 1978, cuando nuestras Secretarías de Mujeres e Igualdad nacieron como  puente entre movimiento sindical y el movimiento feminista. Cuatro principios fundamentales, la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad, hacen que nuestro feminismo contemple los problemas de clase y de género, a la vez que tiene en cuenta los conflictos derivados por razón de etnia, edad, diversidad sexual y/o de género o cualquier otra circunstancia o condición personal o social. Tenemos claro que la autonomía económica tiene que venir proporcionada por un empleo de calidad o  en su defecto, por una protección social y unos servicios públicos que permitan la autonomía personal. Trabajamos por la igualdad,  por el fin de las brechas salariales, y por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

 Este 8 de Marzo sumaremos nuestra fuerza sindical en una jornada de movilización reivindicativa y de confluencia civil y social, mediante una huelga con voluntad inclusiva, solidaria y feminista.
 
Es urgente y necesario avanzar en la eliminación de las violencias machistas, garantizando el estricto cumplimiento de las medidas acordadas en el Pacto de Estado contra la violencia de género y garantizar su impacto para mejorar la situación de estas mujeres.

 En 2018 fueron asesinadas 47 mujeres, además de 3 menores, sólo 14 de estas mujeres presentaron denuncia, y solo 9 tenía medidas de protección. En 2017 (último año del que se tienen cifras totales) se produjeron más de 166.000 denuncias en los Juzgados de Violencia sobre la mujer, se solicitaron 38.501 órdenes de protección y se denegaron 11.645. En el ámbito laboral, el acoso sexual y el acoso por razón de sexo son las violencias más frecuentes.

Condenamos todas las formas de violencia machista, cuya expresión más brutal e intolerable son los asesinatos de mujeres por el hecho de ser mujeres. Denunciamos las agresiones sexuales, el acoso sexual que de forma cotidiana sufren mujeres y niñas, así como todas aquellas otras formas de violencia contra las mujeres en todos los ámbitos, en el hogar, en la calle y en el trabajo. La invisibilidad de la violencia machista, la normalización social de la misma y las manifestaciones o estrategias de apoyo, refuerzo y perpetuación de esta violencia, deben ser combatidas a todos los niveles y en todos los ámbitos.
 
Los sindicatos participamos institucionalmente en la elaboración de leyes fundamentales para la igualdad y la erradicación de las violencias machistas, trabajamos en el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades del 2016 aunque no haya tenido una aplicación efectiva. Y a la vez, confluimos con los movimientos sociales, en las calles, formando parte de mareas, coordinadoras, y asambleas feministas  en las comarcas, a nivel regional, estatal e internacional.
 
Es urgente y necesario adoptar medidas y políticas que garanticen la efectiva corresponsabilidad entre mujeres y hombres para el reparto equitativo de las responsabilidades familiares, que hagan posible la compatibilidad del trabajo y los cuidados sin efectos negativos para las mujeres, como la equiparación de permisos iguales, intransferibles y remunerados de maternidad y paternidad, entre otros. Es necesario crear  Infraestructuras y servicios de cuidado público, gratuito y de calidad.

A falta de conocer los textos definitivos que regulen el Real Decreto aprobado este viernes, aplaudimos la medida de aumento hasta las 16 semanas de paternidad, pero discrepamos de los periodos transitorios que lo condicionan.
 
Si queremos que la negociación colectiva juegue un papel relevante para garantizar la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres, es necesario la visión de género con el resto de modificaciones necesarias en materia laboral.
 
Es urgente y necesario poner en marcha un modelo educativo igualitario y fortalecer los servicios públicos, especialmente en Educación, Sanidad y Servicios Sociales, así como garantizar la existencia y viabilidad de infraestructuras públicas para la atención y cuidados de calidad, accesibles y adecuados, de niños y niñas, especialmente menores de 0 a 3 años y de personas mayores y/o en situación de dependencia.

El mismo real Decreto del viernes, respecto a las cotizaciones de las cuidadoras no profesionales retomadas en el mismo Real Decreto, hace una mejora que compensa los defectos de cotización de muchas mujeres que se ven en la necesidad de abandonar su carrera profesional por las tareas de cuidado y dependencia. Este es un derecho reclamado hace mucho tiempo, fue incorporado al ordenamiento jurídico por acuerdo en 2005 y abolido por la Reforma Laboral del 2012.
 
Se debe fortalecer un modelo educativo público, inclusivo y de calidad, que elimine los estereotipos sexistas o discriminatorios en los currículos y en los libros de texto; debemos reafirmar la importancia de transmitir valores que promuevan la convivencia, la diversidad y el respeto entre infantes y jóvenes, que permitan crear una sociedad más equitativa y con unos firmes cimientos sustentados en la justicia social. Desarrollar protocolos en los centros educativos que den respuesta a todo tipo de violencia, en concreto a la violencia sexual o por razón de sexo y establecer medidas trabajadas junto a toda la comunidad docente (familia, profes y alumnado), donde se recojan las medidas a aplicar en la prevención de cualquier tipo de violencias, exclusiones, discriminaciones o agresiones.
 
 
Es urgente y necesario llevar a cabo la ratificación del Convenio 189 de la OIT sobre trabajo digno de las trabajadoras del hogar, que se potencie, cumplan y  financien las medidas del Pacto de Estado en materia de violencia de género , que cumplan con las obligaciones los poderes públicos establecidas en el Convenio de Estambul, y garantizar que España apruebe el Convenio internacional para erradicar la violencia y el acoso sexual en el trabajo OIT
 
Exigimos el cumplimiento del primer instrumento de carácter vinculante en el ámbito europeo en materia de violencia contra la mujer y la violencia doméstica, el Convenio de Estambul de 2011, ya que es el tratado internacional de mayor alcance para hacer frente a esta grave violación de los derechos humanos, estableciendo una tolerancia cero con respecto a la violencia hacia la mujer. Este Convenio del Consejo de Europa reconoce que la naturaleza estructural de la violencia contra las mujeres está basada en el género, y que este, es uno de los mecanismos sociales cruciales por los que se mantiene a las mujeres en una posición de subordinación con respecto a los hombres.

El Convenio 189 de la OIT, ha sido ratificado por 25 Estados, entre ellos, Alemania, Portugal, Bélgica, Italia y Finlandia. Fue elaborado en junio de 2011 y busca sentar las bases normativas para que los países mejoren en sus regulaciones internas las condiciones de trabajo de las miles de personas que se dedican laboralmente al trabajo doméstico. Entre los derechos que reconoce el Convenio figuran la libertad de asociación y la libertad sindical, el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva, y una protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia.

Además, una de las cuestiones más subrayadas por los colectivos de empleadas domésticas es que reconoce la equiparación de la protección social de estas trabajadoras, que en la actualidad no tienen derecho a paro, por ejemplo. El artículo 14 recoge que todo estado miembro "deberá adoptar medidas apropiadas a fin de asegurar que los trabajadores domésticos disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección de la seguridad social, inclusive en lo relativo a la maternidad".

En la actualidad, las trabajadoras forman parte de un Sistema Especial para Empleados de Hogar, diferente del Régimen General, pero se ha ido avanzando de manera progresiva para su integración (que estaba prevista para enero de 2019). La enmienda del PP la retrasa hasta 2024, supone cinco años más de discriminación laboral.
Este régimen especial implica que las trabajadoras no cotizan por su remuneración real, sino por tramos de cotización, ni cuentan con un mecanismo para amortiguar las lagunas de cotización en la vida laboral que tienen la mayoría de trabajadores. Este último aspecto es determinante para sus pensiones de jubilación.
 
 Porque la igualdad en lo económico, en lo laboral, es la puerta de entrada  a la autonomía y a la libertad, es nuestra obligación trabajar por una negociación colectiva con perspectiva de género y exigir la obligatoriedad de planes y medidas de igualdad en todas las empresas, administraciones y sectores públicos, y que se negocien con la representación sindical.

Y como no puede ser de otra manera, os invitamos a participar activamente en todos los actos, movilizaciones y manifestaciones que tendrán lugar en nuestra comunidad, así  como a secundar la convocatoria de paros laborales para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

 
 

IGUALDAD,camino sin retorno

martes 5 de marzo de 2019

Vínculos de interés relacionados

Convenio 189 de la OIT
Pacto de estado en materia de violencia de género
Convenio de Estambul
Convenio internacional para erradicar la violencia de género de la OIT

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - Acción sindical - Actualidad
Áreas - Acción sindical - Negociación colectiva
Áreas - Mújeres - Actualidad
Áreas - Institucional - Actualidad